Cómo cuidar las baterías

Seguro que tras varios meses de uso has notado que la batería de tu teléfono dura cada vez menos. Esto se debe al uso intensivo que hacemos de nuestros dispositivos, que va desgastando las celdas de nuestras baterías. No obstante, podemos seguir unos pocos consejos para alargar su vida útil.


Este es el resumen de los consejos, más abajo os explicaremos con detalle cada uno de ellos:

  • Durante la carga mantén el dispositivo apagado o con muy poca actividad
  • Retira el cargador una vez completada la carga, nunca lo dejes cargando cuando ya esté al 100%
  • Utiliza un cargador de pared del propio fabricante del dispositivo
  • Conecta el cargador cuando la batería se encuentra entre el 5 y 15% de su carga máxima, nunca dejes que se descargue completamente

Durante la carga mantén el dispositivo apagado o con muy poca actividad

La temperatura es una variable crucial en el proceso de carga de la batería de un smartphone. Por razones de seguridad no se recomienda cargar la batería en condiciones de temperatura muy baja ni tampoco de temperatura muy elevada.


En este sentido, en los últimos años los fabricantes han dotado a sus dispositivos de sistemas que garantizan que esto no ocurra, tomando como referencia directrices de seguridad como, por ejemplo, las JEITA Security Guidelines. En estas se establece que el rango óptimo de temperaturas para llevar a cabo el proceso de carga de una batería está entre los 10 y los 45ºC aproximadamente, aunque depende de la tecnología de batería empleada.

Cuando el dispositivo detecta que la batería se encuentra ligeramente por debajo o por encima de estos umbrales, se reduce notablemente la corriente de carga (y, por consiguiente, esto influye en la velocidad del proceso). En situaciones de temperaturas extremadamente altas (>55ºC) o bajas (<-5ºC), el dispositivo no permite que se cargue la batería por cuestiones de seguridad.

En ocasiones, el sobrecalentamiento de la batería no es consecuencia exclusivamente de las condiciones ambientales. Si, durante el proceso de carga, estamos utilizando el dispositivo y le estamos exigiendo la realización de tareas que requieren una gran capacidad de procesado (juegos, localización GPS, grabación de vídeo, etc.), podemos llegar a provocar igualmente un sobrecalentamiento general del terminal.

Por esta razón, lo óptimo sería que, si es posible, apagaras el dispositivo durante la carga o, si esto no puede ser, al menos limitaras su uso al mínimo posible. Los dispositivos BQ, en caso de alcanzar ese sobrecalentamiento, mostrarán un aviso de temperatura excesiva con el fin de que el usuario pueda actuar en consecuencia.

Retira el cargador una vez completada la carga

Cuando la batería se carga por completo, la corriente que estaba recibiendo cesa y se entra en la llamada fase de mantenimiento. No obstante, a partir de este momento, la celda volverá a recibir corriente cuando su tensión caiga por debajo del valor de la tensión de recarga, de modo que siempre se garantice que el dispositivo tenga un 100% de la carga en el momento de la desconexión del cargador.


Por tanto, cuando la batería se encuentra en la fase de mantenimiento se propicia que la celda mantenga en todo momento su nivel de carga máxima y, ante cualquier pequeña bajada de su tensión, se le forzará a aceptar carga de nuevo.

Si esto ocurre repetidamente durante varias horas porque no desconectamos el cargador, estaremos contribuyendo al envejecimiento del material que compone la celda. En otras palabras, se recomienda retirar el dispositivo del cargador una vez la batería esté completamente cargada.

Utiliza un cargador de pared del propio fabricante del dispositivo

La elección del cargador es importante. Es recomendable seguir las indicaciones del fabricante. Podrán utilizarse también cargadores de otros fabricantes, siempre y cuando las características de estos sean las adecuadas y así estén especificadas.


Nuestros dispositivos pueden ser cargados a través del puerto USB de un ordenador o cargador portátil, con un cargador de pared y con un cargador de coche. En cada uno de los casos, el cargador ha de proporcionar una corriente y tensión de salida adecuadas al dispositivo. El tiempo de carga variará según el método de carga escogido. Se recomienda la carga con un cargador de pared del mismo fabricante que el dispositivo.

Conecta el cargador cuando la batería se encuentra entre el 5 y 15% de su carga máxima, nunca dejes que se descargue completamente

Cuando una batería de Li-Ion o de Li-Po se descarga excesivamente, su tensión puede llegar a situarse por debajo de la llamada tensión de umbral mínima de corte o de CutOff.


Por debajo de este nivel, el proceso de carga necesario para recuperar las condiciones de uso de la batería deja de ser el convencional y, en casos extremos, puede llegarse incluso a una situación en la que no sea posible recargar la celda.

Por lo general, los dispositivos están diseñados para evitar que esto ocurra. Sin embargo, es posible que una batería pueda llegar a valores de tensión inferiores al de corte si, por ejemplo, se encuentra deteriorada por el uso o bien ha perdido la estabilidad por descalibración.

Además, puede ocurrir que el teléfono se apague automáticamente al alcanzar la tensión de CutOff pero que, si pasa tiempo hasta volver a cargarlo (hablamos de días), la batería continúe descargándose y su tensión se sitúe muy por debajo del valor deseado. Esto se debe a que, aunque el dispositivo esté apagado, siempre hay circuitería funcionando pendiente, por ejemplo, de iluminar el LED de notificaciones o de detectar que se ha pulsado el botón de encendido para lanzar la ejecución del kernel.

Para evitar que, aunque la tensión caiga por debajo de la de corte, se llegue al valor de tensión mínimo admisible, existe una segunda protección de la tensión de batería llamada Over-discharge protection.

Esta protección es de tipo hardware y se encuentra en la PCB (placa de circuito impreso) en lo que llamamos el battery pack (celda de la batería más PCB de protección y conector, todo unido en un mismo encapsulado). Esta protección hardware aísla por completo la batería del dispositivo desconectándola del resto de circuitos.

No obstante, la Over-discharge protection se deshabilita al conectar el dispositivo a un cargador para permitir iniciar la carga de la batería, con la particularidad de que hay que esperar un tiempo para que la batería consiga subir su tensión y entre en los márgenes aceptables de funcionamiento. A este estado se le denomina pre-charge.

En este estado el dispositivo parece no responder, no es posible encenderlo y no muestra nada en la pantalla que indique que está cargando. Al cabo de un tiempo (muy variable según el nivel de descarga que haya alcanzado la batería, en ocasiones de más de 15 minutos) el dispositivo encenderá su pantalla e indicará que ha empezado el proceso de carga.

Es importante recalcar que cuando un dispositivo ha entrado en descarga profunda lleva un tiempo recuperarlo. Hay que ser pacientes y no tratar de encender el teléfono hasta que no esté recuperado. El proceso de carga en estas condiciones es muy lento porque requiere trabajar con valores de corriente muy bajos hasta recuperar las condiciones que permitan la recarga normal.

Si en este estado de precarga pulsamos el botón de encendido ponemos en marcha un proceso que tiene un consumo muy alto y que aún no es soportado por la batería. En cada intento de encendido perdemos toda la carga adquirida en los últimos minutos y volvemos a descargar por completo el dispositivo no dejando que se concluya la recuperación.